La muerte bajo custodia de Mahsa (Zhina) Amini, de 22 años, detenida por no “llevar” correctamente el hiyab, detonó protestas masivas en Irán. El régimen ha respondido con una andanada de disparos contra los manifestantes, dejando al menos ocho muertos y cientos de heridos.

Las fuerzas de seguridad iraníes están reprimiendo violentamente las protestas, en su mayoría pacíficas, provocadas por la muerte de Mahsa Amini el 16 de septiembre, días después de su violenta detención por la “policía de la moral” por no cumplir las discriminatorias leyes sobre el velo obligatorio.

El 13 de septiembre de 2022, la mujer kurda iraní Mahsa Amini fue detenida en Teherán por la llamada “policía de la moral” de Irán, que somete habitualmente a mujeres y niñas a detenciones arbitrarias, torturas y otros malos tratos por no cumplir las discriminatorias leyes del país sobre el velo.

Según testigos presenciales, Mahsa Amini fue golpeada violentamente mientras la trasladaban por la fuerza al centro de detención de Vozara, en Teherán. A las pocas horas, la trasladaron al hospital de Kasra tras caer en coma. Murió tres días después. Las autoridades iraníes anunciaron una investigación y, al mismo tiempo, negaron cualquier delito. La investigación prometida no cumple los requisitos de independencia, ya que va a ser llevada a cabo por el Ministerio del Interior.

Desde Kifkif expresamos nuestra más enérgica repulsa a esta violencia perpetrada por el régimen iraní y mostramos nuestra firme solidaridad con las personas que se manifiestan democrática y pacíficamente pidiendo un cambio. Apoyamos los llamamientos a la creación de un mecanismo internacional independiente de investigación y rendición de cuentas para hacer frente a la actual situación de impunidad de Irán, al tiempo que instamos al gobierno de España a que condene inequívocamente los abusos de derechos humanos del gobierno iraní.

¿Nos ayudas a difundir nuestro trabajo?
NoticiasDeclaración sobre la muerte de Mahsa bajo custodia y las protestas en curso en Irán