Kifkif, sobre las actuaciones de los raperos vetados en Alcalá de Henares: “La música no puede ser el altavoz de los machistas y los homófobos”

Kifkif, sobre las actuaciones de los raperos vetados en Alcalá de Henares: “La música no puede ser el altavoz de los machistas y los homófobos”

  • Nuestra entidad aplaude la decisión del Ayuntamiento de Alcalá de exigir la cancelación de las actuaciones de los raperos
  • Desde Kifkif reivindicamos una música sin letras misóginas y lgbtifóbicas
  • Actuaciones como las de Kidd Keo y Kaydy Cain promueven la cultura de la violación

Desde el Centro de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transexuales (LGBT) de Alcalá de Henares, gestionado por Kifkif, levantamos la voz frente a las actitudes y las letras machistas y lgbtifóbicas en la música, una preocupante tendencia que han incorporado determinados géneros musicales y que han contribuido al fomento de la discriminación  y la violencia contra las mujeres y las personas LGBT.

Los raperos Kaydy Cain y Kidd Keo son dos claros exponentes de artistas cuyo repertorio contiene canciones degradantes que cosifican a la mujer e incitan a la violencia contra ellas y denigran a las personas LGBT. Por ello, el Ayuntamiento de Alcalá de Henares ha urgido inmediatamente a la empresa Emotional Events a cancelar las actuaciones previstas de los dos raperos en los Conciertos de La Muralla por sus letras “machistas”, “misóginas”· y “homófobas”.

El Ayuntamiento, a través de la edil de Cultura, María Aranguren, ha dejado claro que no permitirá que en los Conciertos de la Muralla tengan lugar “manifestaciones de discriminación por ninguna razón” y este mismo miércoles por la tarde, en cuanto tuvo conocimiento de la contratación de Kaydy Cain y Kidd Keo, pidió la suspensión de sus actuaciones previstas para el próximo 22 de septiembre.

Una decisión que aplaudimos desde Kifkif y que pone de manifiesto la lucha clara y rotunda del consistorio complutense contra el sexismo y la lgbtifobia y su defensa firme por los derechos y la dignidad de la mujer y las personas LGBTI.  “La celeridad con la que ha actuado el Ayuntamiento es fundamental para luchar contra el machismo y la lgbtifobia; es la respuesta sin ambages que la sociedad debe mostrar y la voz que hay que alzar contra estas lacras”, declara el portavoz de Kifkif, Javier Navarro.

“Las letras Kidd Keo son completamente explícitas, forman parte de un ideario que se refiere a a las mujeres como objetos sexuales, normalizando su cosificación y la violencia contra ellas”, advierte Navarro.  Algunas canciones de su repertorio evidencian el machismo  como “ponte a cuatro, bájalo y chupa”, “puta perra” o “voy a follarme a esa puta, hacer famosa a la puta, voy a hacer que se lo crea, voy a meterla en la tumba”. El caso de Kaydy Cain es similar, pues salpica muchos de sus temas con expresiones como “puta” o “maricón”.

Letras denigrantes contra las mujeres y las personas LGBTI que ya han causado la indignación de organizaciones feministas y entidades LGBTI por la presencia de estos dos raperos en el cartel de otros eventos y festivales musicales por la gravedad de sus mensajes, como es el caso del Viña Rock o el Festival Holika de Corella (Navarra).

La música no puede ser el altavoz de los machistas y los homófobos. Actuaciones como las de Kidd Keo promueven la cultura de la violación y eso es extremadamente peligroso, porque la música es un reflejo de la sociedad y también influye en ella”, sentencia Navarro.